Anoche, la sede de Gent de Dénia reunió a militantes, simpatizantes del partido y profesionales del Turismo para debatir sobre el sector. Junto a Gent de Dénia, encabezada por su candidato, Mario Vidal, se encontraba Sonja Dietz, presidenta de CEDMA, Cercle Empresarial de la Marina Alta; Esteban Cobos, vicepresidente de CEDMA y Diego Mena, vicepresidente de AETHMA, Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Marina Alta.

Gent de Dénia está llevando a cabo la celebración de diversas mesas sectoriales, donde se pone de manifiesto la situación real que viven los profesionales de diversos sectores. Ayer fue el turno del Turismo para escuchar interesantes propuestas a tener en cuenta para mejorar nuestra ciudad.

Por su parte, Esteban Cobos apuesta por desestacionalizar, más aún, el turismo. La instauración de sedes universitarias o colegios internacionales traerían gente a nuestra ciudad durante la época invernal. Esto, a la vez, rentabilizaría los alquileres para estudiantes en invierno y para turistas en verano, con lo cual, el sector inmobiliario aumentaría su valor; eso sí, cumpliendo siempre con la ley de alquiler, puntualiza. Cobos, además, manifiesta la escased de profesionales en muchos sectores cuando llega la temporada fuerte, ya que se requiere de mucho personal en poco tiempo.

En su exposición, Sonja Díez, apoya tener una Dénia más limpia, pero no solo limpiando las calles de la suciedad en general y la que dejan los dueños de algunos perros, sino concienciando a los escolares de la imperiosa necesidad de ser cívicos. Gent de Dénia aplaudió la propuesta, reconfortando la idea de llevar campañas de sensibilización a los colegios.

Diego Mena, como hostelero y representante del sector, deja sobre la mesa la importancia de mejorar y ampliar infraestructuras para los que vienen a visitarnos, ya que se concentra una gran cantidad de turistas en poco tiempo, pese a que, afortunadamente -apunta- comienza a haber una desestacionalización del turismo.

Las Rotas, en general, y la Cova Tallà, en particular, son algunas de las zonas con encanto de la ciudad que carecen de los cuidados y de la atención que requieren. “Hay gente que me pregunta por dónde se va a la Cova Tallà, cuando la ves que va con chanclas. Esto significa que necesitan que se les facilite más información.”

Diego cree que se ha acertado con la zona de ocio en el casco urbano para que nuestros jóvenes no tengan que coger el coche, pero también, dice, “tenemos que aprender a ser más cívicos y no orinar en las calles o provocar jaleo, algo muy desagradable para el turismo y los residentes”. “Pienso que la gente que viene a Dénia es incondicional, quieren mucho a nuestra ciudad, porque año tras año repite sin que se arreglen todas esas infraestructuras necesarias, como por ejemplo, la carencia de baños públicos en la calle.

Es necesario también, afirma Mena, que se obligue a tener una mayor conciencia sobre el uso del trasporte público, es así como puede ser viable poner en marcha un servicio más amplio de autobuses en algunas zonas de la ciudad.

Gent de Dénia cerró la noche con buenas sensaciones y con la mirada puesta a un sector que trabaja por mejorar nuestra ciudad.